Reescribir una novela antigua

alphabets-2518268_960_720.jpgHola.

Con los años que llevo escribiendo he ido acumulando varias novelas en un cajón, y hace unos meses decidí reescribir una de esas novelas porque creo que tiene posibilidades de publicarse. Podéis pensar que reescribir una novela que ya está escrita es sencillo, pero nada más lejos de la realidad, ya que voy a poner sobre el papel las técnicas aprendidas durante estos años. Y como me gustan los retos, este lo acepto con sumo gusto 😉

Lo primero que hice fue volver a leerla para refrescar la memoria, a la vez que anotaba los puntos más flojos a desarrollar:

  • Personajes: El carácter de los personajes, sus acciones y motivaciones, qué les mueve dentro de la novela y cuál es su principal objetivo son muy importantes. Eliminé un par de personajes que solo hacían bulto en la historia pero he aportado otros nuevos que sí ejercen un papel significativo para la trama. A los más fundamentales les he dado un pasado que, aunque no siempre cuentan, sí sirve para ponerme en situación y moverlos de manera lógica y acorde a sus principios en la novela.

 

  • Trama: Continué por anotar cuántas tramas abiertas y sin cerrar había. Así que me estoy entreteniendo pensando cómo ligarlas para obtener una historia completa, sin lagunas. Todavía ahora estoy desarrollando personajes y situaciones para cuadrarlo todo, además de corregir faltas de ortografía y estructurar correctamente las frases. Pero a pesar de todo el trabajo es satisfactorio y me recuerda que mi aprendizaje por cuenta propia ha dado sus frutos.

 

  • Nombres: He cambiado nombres de personajes, ya que cuando terminé de escribir la novela, en el año 2009, la mayoría eran japoneses (el manga tiene la culpa XD Ja,ja,ja), y busqué información detallada porque en Venus, que es el planeta donde viven mis personajes, hay mezcla de gente de diversos países y culturas. En la realidad, cada país tiene sus propios nombres, y quise ceñirme lo más posible a esta realidad. También inventé nombres de otras razas del universo, bauticé naves espaciales y robots, y le puse nombre a varios elementos químicos, casi todo inventado. Vamos, un popurrí de cosas que aparentemente parece que no tienen sentido pero lo tienen. Inventé el marca-tiempo, una especie de reloj que mide el tiempo, además de tener otras utilidades. También hay una moto futurista que lleva neumáticos especiales para circular sobre tres terrenos distintos (quien se haga con la patente de esto se forra XD ja,ja,ja)

 

  • Investigación: Para ponerme en situación tuve que leer sobre el planeta Venus: a cuántos grados está la superficie, lo grande que es, etc. Pero también me informé sobre el universo en sí: cuántos planetas puede albergar una galaxia, nombres de estrellas, y otros muchos puntos que, aunque no llegan a salir en la novela, es necesario conocer para ser lo más realista posible, siempre dentro de la ficción. También ayuda imprimir una imagen de nuestro sistema solar, sobre todo si hay que inventar uno propio.

Y sobre el género… No sabría decir. No es ciencia-ficción, ya que no habla sobre descubrimientos científicos con detalle, pero podría calificarla como fantasía espacial. A veces no hay un término conclusivo para definir una novela, simplemente hay una mezcla de varios elementos que terminan en una buena historia, y espero que esta lo sea cuando la publique.

¡Hasta la próxima!

Anuncios